HAITÍ.- El influyente líder del grupo delictivo haitiano conocido como el G9, Jimmy Chérisier, alias «Barbecue», ha lanzado una amenaza directa contra el presidente de facto de Haití, Ariel Henry. En una declaración contundente, Barbecue afirmó que Henry será derrocado por la fuerza.

Estas declaraciones se produjeron durante una serie de manifestaciones organizadas por «Vivir Juntos», una nueva entidad que reúne a pandillas de la zona metropolitana de Haití en apoyo a la construcción de un canal para el trasvase de las aguas del río Masacre.

Barbecue explicó que la manifestación tenía como objetivo probar el terreno y que pronto se desatará una verdadera batalla armada contra Ariel Henry. En sus declaraciones, instó a los delincuentes a no utilizar sus armas contra la población, sino a dirigirlas contra los titulares del poder y sus cómplices.

Además, el líder del G9 anunció que planea respaldar económicamente los trabajos de construcción del canal en el río Masacre y también proporcionar armas, aunque no proporcionó detalles específicos sobre cómo llevará a cabo esta acción.

En mensajes difundidos en las redes sociales, los principales líderes de pandillas del país expresaron su apoyo a los residentes del noreste en la construcción del canal y anunciaron la libre circulación en las entradas sur y norte del país.

Estas amenazas y movimientos inquietantes se producen en un contexto en el que circulan rumores sobre la preparación de los delincuentes para tomar el control de las oficinas públicas, incluyendo el Palacio Nacional y la residencia oficial del primer ministro Ariel Henry, lo que ha generado una creciente preocupación por la seguridad y la estabilidad en Haití.