La respuesta del doctor Antonio Cruz Jiminián fue: “Mira, empieza a ma­tar ahora, porque no hay una sola cama aquí” (Continua leyendo)

Por Captura