Santo Domingo.- Una investigación periodística ha revelado que Santana Barber Shop, un negocio que se ha hecho famoso colocar mujeres bailando semidesnudas en medio del corte, manifiesta indicios de «proxenetismo» y «explotación sexual» en sus operaciones.

En un programa especial de la periodista Nuria Piera, se expusieron presuntas irregularidades como la participación de menores de edad como bailarinas y como clientes.

El establecimiento surgió en 2016 pero fue registrado en la Cámara de Comercio de Santo Domingo en 2020, con el diverso y amplio objeto social de academia ocupacional de estilismo, así como venta de productos de belleza, de bebidas, comidas y peluquería, pero realmente en este lugar la especialidad es colocar a mujeres bailando eróticamente a los clientes.

En ese sentido, la abogada Laura Acosta cita el artículo 334 del Código Penal que establece: Será considerado proxeneta aquél o aquélla que de cualquier manera ayude, asista, o encubra personas, hombres o mujeres con miras a la prostitución o al reclutamiento de personas con miras a la explotación sexual. Asimismo, el o la que del ejercicio de esa práctica reciba beneficios de la prostitución.

El monto cobrado a los caballeros que asisten a esta barbería varia «dependiendo» del cliente, entre 50 a 100 dólares de los cuales las chicas obtienen un 50%, a parte de las propinas.

Los ingresos en total para las bailarinas pueden ser entre 10,000 y 15,000 pesos mensuales procedentes de la barbería, según explica Santana, quien aclara que otra vía de ingreso es la cuenta de OnlyFans y fiestas a las que son llevadas a bailar.

En el reportaje fueron presentadas exbailarinas que han denunciado exceso de trabajo y poca remuneración económica.

Por su parte, expertos indican que el Ministerio Público debe iniciar una investigación contra el negocio y su propietario con la finalidad de determinar si están incurriendo en un hecho delictivo.

Por Captura