Con una actuación estelar del cubano Yordan Alvarez, que conectó un jonrón de tres carreras, los Astros de Houston vencieron este sábado 4×1 a los Filis de Filadelfia para conquistar su segunda Serie Mundial en seis temporadas.

Luego de coronarse en el 2017 por primera vez, los Astros habían perdido sus siguientes dos apariciones en el Clásico de Otoño ante los Nacionales de Washington en 2019 y los Bravos de Atlanta el año pasado.

En el cuarto capítulo, los Astros abrieron con sencillo del novato dominicano Jeremy Peña, quien se convirtió en el primer novato con un hit en cada uno de los primeros seis juegos de una Serie Mundial, por lo que fue nombrado MVP del evento.

Peña se convirtió en el primer jugador de posición novato en ser nombrado Jugador Más Valioso de la Serie Mundial y solo el segundo MVP novato de una final de liga y una Serie Mundial.

«Los premios individuales son geniales y todo eso, pero ese es el trofeo que queremos justo ahí», dijo Peña, mirando el trofeo de campeón. «Esto es lo que soñamos».

Empero, Wheeler liquidó después la entrada con elevado del cubano Alvarez, ponche a Alex Bregman y roletazo a segunda de Kyle Tucker.

En el sexto, los Filis rompieron la blanqueada a Valdez cuando Schwarber conectó sendo jonrón por encima de las cercas del jardín derecho y el juego se puso 1×0.

Este fue su segundo juego consecutivo de Schwarber con vuelacerca y el sexto de la postemporada.

– Astros con gran reacción –

En el mismo sexto capítulo, fue el cubano Alvarez quien puso a los Astros a las puerta de la corona con un jonronazo por entre el jardín izquierdo y central frente al relevista Jesé Alvarado con dos hombres en base.

En el capítulo el boricua Martín Maladonado fue golpeado por un lanzamiento -que se discutió si había sido legal o no- y el venezolano José Altuve se ambasó en jugada de selección y Peña ligó hit antes del bambinazo de Alvarez.

Acto seguido, el puertorriqueño Christian Vázquez siguió con sencillo remolcador para la cuarta carrera de los Astros.

El relevista dominicano Héctor Neris se encargó de cerrar el séptimo.

Esta Serie Mundial entregó un triunfo conmovedor para el mánager Dusty Beker, de 73 años, el mánager de mayor edad en la historia de la Serie Mundial.

Sería el primer título de Serie Mundial como mánager para Beker después de 25 temporadas como capataz en la MLB. Ganó un título como jugador con los Dodgers de Los Ángeles en 1981.

«Ese es el capítulo final de la película», dijo Baker.

Baker, cuyas 2.093 victorias fueron la mayor cantidad para cualquier entrenador sin un título de Serie Mundial, disfrutó del anhelado campeonato. «Me di cuenta (que ibamos a ganar) tan pronto como Yordan golpeó esa pelota sobre la luna».

Enfrente, los Filis buscaban su tercera corona de la Serie Mundial después de 1980 y 2008, y aunque viajaron al magno evento en el 2009 no pudieron coronarse al caer ante los Yankees de Nueva York.

No habían llegado a los playoffs desde 2011 y no habían pisado a la Serie Mundial desde 2009 hasta la racha de este año después de ser el último equipo en clasificarse para los playoffs.

Los Astros no contaron con el primera base cubano Yuli Gurriel, de 38 años, quien sufrió una lesión en la rodilla derecha en la victoria del quinto juego en Filadelfia el jueves.

La victoria fue para el dominicano Framber Valde (2-0) y el revés para el también estelar Zack Wheeler (0-2), quien también estuvo excelente. valdez ponchó a nueve y Wheeler a cinco.

El taponero Ryan Pressly tuvo otro excelente salvamento, su segundo de la Serie Mundial.

Por Captura