El nuevo horario del toque de queda sorprendió a de­cenas de comerciantes de juguetes que ante la impo­sición gubernamental pa­ra impedir la expansión del covid-19 pensaron que sus mercancías se quedarían tendidas sobre las mesas y vitrinas (Sigue leyendo)

Por Captura