Las premiaciones finales de la temporada 2022 de las Grandes Ligas están llegando a su final, hoy s e dieron a conocer los premios al Novato del Año en ambas ligas (Americana y Nacional)  por la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA por sus siglas en inglés).

Junto a los premios de Dirigente del Año y los con los galardones Cy Young y Jugador Más Valioso en ambos circuitos, el de Novato del Año emociona mucho pues son promesas del porvenir del juego.

Al Novato del Año de la Liga Americana fueron nominados: Steven Kwan de Cleveland Guardians, Adley Rutschman de Baltimore Orioles y el dominicano, jardinero de Seattle Mariners, Julio Rodríguez.

El dominicano amén de sus números posee además un carisma irrefutable. Sin duda alguna, el mejor novato de 2022 en el “Joven Circuito”, con lo que el país culminó con su sequía de 12 años sin alzarse con el premio.
El jardinero criollo accionó en 132 partidos en los que bateó para promedio de .284 con porcentaje de embasarse de .345 y slugging de .509, que resultó en un OPS de .853 y OPS+ de 147. Rodríguez fue 47 por ciento mejor que el bateador de nivel reemplazo de Grandes Ligas.

Despachó 28 cuadrangulares y remolcó 75 carreras mientras que anotó 84 veces y lideró a todos los novatos de la Liga Americana en bases robadas con 25. ¡Un paquete completo!

Ganó además el Bate de Plata como jardinero (obviamente estreno  de su carrera) y en este su mismo año debut asistió al Juego de Estrellas. No solo eso. Fue la estrella indiscutible del Derby de Cuadrangulares que ganó su compatriota, Juan Soto. Pero conectó más vuelacercas que él.

No sólo se lució con el bate, exhibe en positivo todas sus métricas defensivas. Todo esto le llevó a registrar 6.2 WAR (victorias sobre el nivel reemplazo), visto en contexto un WAR de 6 es nivel élite/MVP.

Ya forma parte del club 20-20, con 20 jonrones y 20 bases robadas, se convirtió en el primer novato latinoamericano en alcanzar dichas cifras en una misma campaña.

Es apenas el tercer novato en la historia en alcanzar 25 jonrones y 25 bases robadas, uniéndose a Chris Young (2007) y a Mike Trout (2012).

Los Marineros aseguraron a su prometedor jugador de estampa de superestrella con una extensión contractual por 210 millones de dólares y podría alcanzar un máximo de 470 millones, lo que sería el trato más rico en la historia del deporte estadounidense.

Por Captura