En las últimas semanas, el precio del azúcar en República Dominicana ha experimentado un aumento significativo, a pesar de las medidas tomadas por el Gobierno para controlar la situación. Según expertos del sector, este incremento se debe principalmente a los impuestos aduanales que se han aplicado a las importaciones de este producto.

A pesar de la autorización de importaciones a tasa cero, los importadores de azúcar han sido sorprendidos con impuestos aduanales tanto en el refino como en la crema del producto. Esta imposición tributaria ha impedido que los precios del azúcar disminuyan, generando preocupación entre los consumidores y el sector empresarial.

Alberto Leroux Estrada, presidente del Consejo Nacional de Comercio en Provisiones (CNCP), ha manifestado su preocupación por esta situación. Según Leroux, ellos podrían reducir el precio del azúcar que tienen en sus almacenes si el Gobierno les exonera el impuesto que han pagado, sugiriendo la posibilidad de un crédito aduanal.

El Gobierno, consciente de la situación, ha tomado medidas para mitigar el alza de precios. Se ha permitido la importación de 145,000 toneladas de azúcar a tasa cero y se ha depositado en el Congreso Nacional un proyecto de ley para eliminar los aranceles a este producto por un período de tres meses. Sin embargo, estas acciones no han sido suficientes para contrarrestar el impacto de los impuestos aduanales.

El Instituto Nacional de Protección de los Derechos al Consumidor (Pro Consumidor) ha reportado un aumento significativo en el precio promedio del azúcar. En septiembre, el costo promedio del azúcar fue de 36.63 pesos, en comparación con los 26.32 pesos del mismo mes del año pasado. Esta situación ha generado preocupación entre los consumidores, quienes ven afectado su presupuesto familiar.

En conclusión, el aumento del precio del azúcar en República Dominicana se atribuye principalmente a los impuestos aduanales que se han aplicado a las importaciones de este producto. A pesar de las medidas tomadas por el Gobierno, como la autorización de importaciones a tasa cero y la propuesta de eliminar los aranceles, los precios no han logrado disminuir. El sector empresarial espera que se tomen acciones adicionales para resolver esta situación y evitar un mayor impacto en la economía del país.